El COVID-19 ha sido el evento más difícil que nuestra generación ha tenido que afrontar a nivel mundial. Mientras algunos países ya pasaron por lo peor de la pandemia, otros apenas están empezando a vivirla. Para la mayoría de nosotros es difícil visualizarlo ahora pero, como todo mal, estos tiempos de incertidumbre pasarán. 

Una vez superada la pandemia, la gente volverá a su vida normal, y muchos de nosotros tendremos la oportunidad de volver a hacer lo que más nos apasiona: viajar. Sin embargo, la cuarentena nos han dado la oportunidad de hacer una introspección a algunos hábitos (tanto en viajes como en la vida diaria) que podemos cambiar para mejorar nuestro entorno.

Hoy quiero compartir cuatro consejos para viajar de una manera más responsable después del COVID-19. Creo que serán indispensables si queremos preservar la industria del turismo, promover ambientes sustentables y disminuir, la probabilidad de otra pandemia. 

Isla Corazón

Cuida la salud de todos

Aunque el uso de tapabocas y el distanciamiento físico quedarán en el pasado, algunas de las prácticas sanitarias actuales llegaron para quedarse. Intenta llevar un desinfectante de manos a donde vayas y sigue lavándote las manos constantemente. Sobre todo, no olvides estar al corriente con tus vacunas e investigar cuáles son necesarias para visitar nuevas regiones. Esto evitará que transmitas virus a poblaciones vulnerables y que traigas nuevas enfermedades a casa.

Consume local

Tanto visitantes como locales, somos responsables de exigir y promover una industria de turismo sustentable. Investiga de antemano los hospedajes, restaurantes y comercios del lugar que visitarás para contratar servicios de negocios locales y evitar las grandes cadenas internacionales. Muchas veces no será posible lograr esto al 100%, pero mientras más intentemos practicarlo, el dinero introducido por el turismo ayudará a los locales a crear y hacer crecer sus propios negocios, en lugar de que su economía dependa de corporaciones extranjeras.

Respeta la vida salvaje

La teoría más probable apunta a que el COVID-19 “saltó” de un murciélago a un hombre en un mercado de comida en Wuhan. Esto ha demostrado cómo nuestra invasión a espacios naturales ha facilitando la transmisión de virus y bacterias de especies anteriormente aisladas de los humanos (y viceversa). Por eso, es importante no comprar animales en ningún viaje, verificar de dónde viene la comida que consumimos, alejarnos de la rama del turismo que involucra interacción con animales “exóticos”, los cuales, en la mayoría de los casos, están en peligro de extinción.

Escucha a los expertos

Por último, recuerda mantener una mente escéptica cuando escuches noticias relacionadas al COVID-19, o a cualquier tema que pueda afectar tu viaje. Desafortunadamente, vivimos en una era llena de noticias falsas, e incluso los más prevenidos pueden caer presa de información incorrecta. Par evitar esto, mantente alejado de la prensa amarillista y noticias sin fuentes fiables, e intenta no caer en conclusiones basándote solo en imágenes. Escucha mejor las últimas noticias de la Organización Mundial de la Salud y de medios confiables y verificables.

Artículo anteriorLa Industria de Reuninones AC Y DC
Artículo siguienteLa planificación turística municipal, una necesidad latente
Nacida y criada en la ciudad de México, Mariana se graduó en Comunicación y cine en la Universidad Iberoamericana. Tiempo después se mudó a Vancouver, BC, donde reside actiualmente y donde estudió Escritura creativa en la Universidad Capilano. Es amante de la fotografía y de visitar nuevos lugares. Su amor por los animales la hace visualizarse trabajando en temas de conservación en el futuro.