Guayaquil, ubicado en la costa ecuatoriana y conocida como La Perla del Pacífico, a través de la Empresa Municipal de Turismo, busca ser posicionada como un destino de turismo de negocios. El trabajo no es sencillo, pero se ha logrado consolidar esta idea después de concienciar a los diferentes actores como son los hoteleros, operadores, cámara, gobierno local, entre otros. Tuvieron que pasar 8 años, y fue en el 2006 cuando hubo el primer intento por medio de la Cámara Provincial de Turismo del Guayas de formar esta entidad, a través de una tesis que se realizó en la Escuela Superior Politécnica del Litoral ESPOL y que sirvió como documento base, y es en el 2014 cuando se crea el Buró de Convenciones que pertenece a la Empresa Pública Municipal de Turismo de Guayaquil.

El Buró viene realizando diferentes actividades entre ellas, inscribir a la ciudad en la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones ICCA, implementar el Plan de Embajadores (personas que postulan a la ciudad como sede de eventos en sus ámbitos de profesión) y presentó la marca Destination Guayaquil, for business and enjoyment.

Guayaquil cuenta con importantes marcas hoteleras como Hilton, Sheraton, Howard; además de un aeropuerto internacional, José Joaquín de Olmedo, con algunos premios obtenidos; centro de convenciones Simón Bolívar; Palacio de Cristal, Plaza Rodolfo Baquerizo y Parque Histórico que ofrecen facilidades para que se desarrollen diferentes eventos en sus instalaciones.

En el poco tiempo que viene trabajando el equipo de la Empresa Pública Municipal de Turismo y Promoción Cívica, presidida por Gloria Gallardo Zavala y la Subgerente del Buró de Convenciones y Visitantes de Guayaquil, Ana María Moreira, han logrado articular acciones con los actores de la ciudad, dando como resultado que en los tres últimos años y de manera consecutiva, Guayaquil haya obtenido el reconocimiento como Ciudad líder en Sudamérica para viaje de negocios.

El Buró de convenciones es como un gran paraguas que aglomera a los diferentes prestadores de servicios relacionados con el turismo de negocios, con el fin de tener un portafolio de la ciudad, poder mostrarlo y/o facilitarlo cuando una institución esté interesada en promoverla como sede de un evento.

Esto sucedió con un evento en el que pude participar en el año 2018, en Guayaquil, que se llamó LACEA LAMES (The Latin American and Caribbean Economic Association Meeting and the Latin American Meeting of the Econometric Society), que congregó a los economistas y econometristas de América Latina y el Caribe. El Buró colaboró con información de la ciudad y determinadas actividades.

La experiencia de participar en la organización fue enorme, primero, porque venían trabajando por dos años para conseguir la sede un grupo de personas (Leonardo Sánchez, Nereyda Espinoza y María Elena Romero) convencidas en que este evento debía darse en la ESPOL y en Guayaquil. Luego nos fuimos sumando poco a poco más personas al equipo, con el fin de aportar y cuidar los detalles en el programa que se daría del 8 al 10 de noviembre del año pasado.

Aspectos que se debían tomar en cuenta como seguridad, accesibilidad, alimentación, pasajes, traslados, sede, horarios, expositores, actividades sociales y demás fueron tomando forma con el involucramiento de más personas.

Seguro y convencido que los estudiantes debían tener un rol importante en el evento, se conformó un equipo de 25 alumnos, que hicieron de líderes y trabajarían en diferentes áreas con los responsables de éstas. Se los capacitó en temas de servicio al cliente, seguridad, protocolo, organización de eventos y uso de tecnologías por dos meses. Luego, se incorporaron 80 alumnos más porque se detectaron actividades que debían ser cubiertas, y a quienes se los capacitó por un mes en los temas antes mencionados. Este segundo grupo daría soporte a los líderes y responsables por área.

Fueron pasando los días y se acercaba la fecha, la ansiedad aumentaba y se seguían afinando detalles. Teníamos en la mente que los participantes debían tener una grata experiencia durante su estadía.

La calidad, calidez y compromiso del personal que estaba participando se estaba poniendo a prueba. Se hicieron simulacros de registros y recorridos por las instalaciones, una y otra vez, para realizar planes de contingencia.

Llegó el día, 07 de noviembre, comenzamos con el coctel de bienvenida y paralelamente se terminaba los detalles en la sede del evento para su inauguración. Al día siguiente, 08 de noviembre, desde las 06:00 los estudiantes arribaban con la emoción de poder compartir con las 700 personas registradas, de 40 diferentes nacionalidades, entre ellos dos Premios Nobel de Economía, Christopher Pissarides y Christopher A. Sims.

El congreso se desarrolló normalmente durante los tres días y al mismo tiempo comenzaban aparecer en las redes sociales del evento los comentarios de los asistentes.

Una vez finalizado el congreso, seguían llegando los emails de agradecimiento de los participantes por la experiencia vivida y las atenciones recibidas. Fue un conjunto de muchos aspectos, que sumados a los que mencioné en líneas arriba: la calidad, calidez y el compromiso de todos los que colaboramos, hicieron que los participantes transmitan de diferentes maneras lo bien atendidos que estuvieron durante esos días.

Durante algunos años he organizado eventos, cada uno tiene una historia y enseñanza diferente, #LaceaLames18 no fue la excepción, dejó una huella en la ESPOL, en la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas, consolidándola más en el escenario local e internacional, y en cada uno de los que participamos en la organización, además sumó a las estadísticas de eventos que se realizan en Guayaquil, lo que permite que la ciudad siga creciendo cada vez más en este segmento denominado turismo de negocios.

Artículo anteriorColombia busca ser referente de la relación de turismo y música
Artículo siguientePrimer Encuentro Internacional hacia comunidades más turísticas y accesibles
Actualmente está cursando el Máster en Organización de Eventos, Protocolo y Turismo de Negocios en Ostelea (España) y cuenta con una Maestría en Dirección y Gestión de Empresas de Servicio en la Universidad de Especialidad Espíritu Santo. Licenciado en Turismo de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (ESPOL). Especializado en servicios al cliente, relaciones humanas e interpersonales, protocolo y eventos. Fue Director de la Unidad de Bienestar Estudiantil y Politécnico y de las actividades culturales en ESPOL. Capacitador en SECAP, Conduespol y Ministerio de Turismo. Recibió reconocimientos por parte de la ESPOL y Colegio de Educadores del Ecuador. Trabaja en la Gerencia de Comunicación y es docente en la Licenciatura en Turismo de la ESPOL, UEES Online y de los programas de Educación Continua de la Universidad Católica. En el 2012 publicó el libro La brújula de los eventos. Turismo de negocios, actividad que va creciendo y en el 2017 su segunda edición.