Por Juan Gonzalo Benítez |

La aerofobia o miedo a volar es muy común. Para las personas que la padecen, la agencia de viajes online Despegar hizo un listado de recomendaciones para manejar el pánico a volar:

Siga todas las instrucciones

Preste atención a las indicaciones brindadas por el personal a cargo de la aeronave antes, durante y al finalizar el viaje. Ellos sabrán qué hacer dado el caso de que ocurra algún imprevisto o emergencia. Déjese guiar, en este caso seguir instrucciones es la mejor opción.

Evite la ventanilla 

Muchas veces la aerofobia está relacionada con el miedo a las alturas, prefiera puestos que no estén al lado de la ventana y si por temas de disponibilidad no tiene otra opción al momento de comprar, no se preocupe, exponga su caso y algún viajero querrá cambiar con usted de puesto.

Aplique técnicas de relajación y de respiración

Antes de enfrentarse al momento del vuelo, aprenda y ponga en práctica algunos ejercicios de respiración que podrá aplicar mientras este en el avión, estos le ayudarán a relajar y su cuerpo y a eliminar todo tipo de tensiones.

Evite los pensamientos negativos

Pensar en cosas negativas harán que su fobia aumente, por ende es importante que cuando empiece a sentirse agobiado piense en cosas positivas. Por ejemplo, traiga a su mente buenos recuerdos compartidos con las personas que quiere, y sueñe con lo que vivirá en el viaje que inicia.

Lleve elementos que lo distraigan

Mantenerse distraído le ayudará mucho desviar la atención, para esto lleve audífonos y su música favorita, libros, revistas o algún juego o dispositivo en el que encuentre tranquilidad. Si es un menor quien le teme a volar, empaque en su maleta algunos cuentos o juguetes.

Aliméntese bien

Es normal llegar a sentir un poco de mareo o náuseas mientras el avión despega y tiene un poco de estabilidad, evite ingerir alimentos de manera excesiva antes del vuelo para no tener inconvenientes de salud. De ser necesario, lleve con usted chicles o gomas de mascar, le ayudarán con la ansiedad.

Viaje cómodo

Vístase con ropa que le permita tener flexibilidad y comodidad al momento de realizar cualquier movimiento, tener pausas activas mientras sea permitido durante el vuelo hará que sus músculos no estén tensos.

Mantenga la calma

Si hay turbulencias recuerde que suelen durar unos pocos segundos y son pasajeras; pero si se siente mal durante el vuelo, avise de inmediato a la tripulación, ellos estarán a su servicio y dispuestos a colaborarle para que su vuelo sea lo más agradable posible.

 

*Este artículo se publicó originalmente en el portal Turismo a Tiempo y Escafandra Magazine ha sido autorizado para reproducirlo.

Artículo anteriorIslas flotantes que descontaminan los esteros de Guayaquil
Artículo siguienteWeihnachtsmärkte