El tener al máximo la capacidad de un restaurante, o que en un aeropuerto se encuentre familiares esperando la llegada de un ser querido, al menos por algún buen tiempo no será posible porque las medidas de bioseguridad que se están implementando están enfocadas en el cuidado y protección de las personas.

Las tecnologías digitales y la automatización cumplirán un rol importante en esta nueva normalidad para disminuir los puntos de contacto y generar confianza (y tranquilidad) entre los usuarios.

Durante el presente artículo citaré algunos ejemplos que permitirán conocer algunas realidades y protocolos que se están preparando y otros ejecutando para ofrecer un servicio confiable y seguro a los visitantes, amigos y/o turistas.

El sector hotelero

Algunos destinos en España promueven una certificación Covid Free, en donde se indica que los huéspedes al momento que lleguen al establecimiento se les tome la temperatura, se les realizará una prueba rápida para ver si son portadores del virus, de igual forma se tendrá que descargar una aplicación donde constará los últimos desplazamientos, luego de cumplir con estos pasos el huésped podrá acceder a la recepción donde habrá una mampara de metraquilato, entre otras estrategias.

En el caso de Ecuador el Ministerio de Turismo expidió el Protocolo General para el Uso de Equipos de Bioseguridad y Medidas Sanitarias para Establecimientos de Alojamiento Turístico, al momento de su reapertura, en el contexto de la Emergencia Sanitaria por Covid-19, el mismo que menciona qué hacer cuando el huésped arriba al establecimiento y su recepción, los servicios de alimentación, técnico y mantenimiento, así como la limpieza y desinfección, participación de la gerencia y el manejo organizacional.

En el sector de transporte

En este caso podemos diferenciar el aéreo y terrestre; en el caso de los aeropuertos de Guayaquil y Quito en Ecuador, ya se tiene listo los protocolos a los viajeros:

  • Se prohibirá el acceso de familiares a las instalaciones del aeropuerto con la excepción de personas que necesitan asistencia, para lo cual, primero deberán pasar por cintas de seguridad, portando mascarillas, se les colocará gel y deben presentar cédula para ingresar al aeropuerto, adentro encontrará marcadas las diferentes áreas con puntos que guarden la distancia.
  • El pasajero deberá acostumbrarse a la automatización de los servicios como será el web check-in o mediante el chequeo con máquinas y así disminuir el contacto persona a persona.
  • Existirán cámaras térmicas con reconocimiento facial para registrar temperaturas y se colocarán en el piso alfombras pediluvios para retención de microorganismo.
  • Las áreas de atención al público contarán con mamparas, los aforos se reducen al 50%, se prohíben que los pasajeros esperen sus vuelos uno al lado del otro, los asientos estarán marcados para guardar la distancia social sugerida por los entes de control. 
  • Existirán más controles en el embarque y desembarque como la presentación del pasaporte de inmunidad, en caso de tenerlo, otros procesos se realizarán en la entrega de equipaje y desembarque, lo que hará más larga la estancia en los aeropuertos.

En los aviones, según los expertos, las probabilidades de contagiarse de COVID-19 son mínimas porque el espaldar de los asientos servirá como protección entre un pasajero y otro, lo que se buscará es dejar asientos vacíos para que no estén juntos, además, cuentan con filtros HEPA que disminuyen el riesgo. 

La Comisión Europea ha indicado el uso obligatorio de mascarillas en aviones, así como equipos de protección personal y protocolo adecuados para las personas que presente síntomas.

En la transportación terrestre, específicamente en el gremio de los taxistas ecuatorianos, están usando una aplicación móvil para realizar los cobros en línea, no utilizarán el aire acondicionado y colocarán una mampara que separará al usuario del conductor.

Portarán los equipos de protección personal y desinfectarán todo dinero que les sea entregado en efectivo. 

El sector de alimentos y bebidas

En Ecuador se implementó a través del Ministerio de Turismo el Protocolo General de medidas de bioseguridad para establecimientos de alimentos y bebidas: restaurantes y cafeterías, al momento de su reapertura, en el contexto de la emergencia sanitaria por COVID-19, donde se establecen los procesos de desinfección a la entrada y control de temperatura, entre otros, algunos locales optarán como estrategia colocar la carta o menú debajo del vidrio de la mesa e implementar una aplicación o código QR, así como también divisorios que separen a los comensales pero que no les impida conversar, manteniendo cierta distancia y disminuyendo así la capacidad del restaurante.

Los locales que tengan áreas de juegos infantiles deberán tenerlos cerrados. En Holanda están realizando una prueba piloto con pequeños invernaderos, usualmente destinados para proyectos artísticos, en donde colocan a los comensales dentro de estructuras de vidrio guardando el distanciamiento social y así proteger a clientes y personal. 

Los eventos presenciales

En este caso tomará un poco más de tiempo hasta que se retomen, pero ya se vienen trabajando en protocolos de seguridad, tal como lo demuestra el Manual de prácticas sanitarias para protocolo y eventos en tiempos de pandemia elaborado en el marco de varios conversatorios que participamos profesionales de la industria MICE de Latinoamérica y que fue promovido por Ronny Calagua de Perú.  

Cada una de las acciones antes mencionadas tiene como objetivo ofrecer las mejores condiciones higiénico-sanitarias a las personas y generando una nueva experiencia que sea lo más agradable posible.

Estamos en un momento donde se requiere establecer acciones coordinadas con nuevos estándares y protocolos, y el resultado final será que los usuarios se relajen al momento de consumir el servicio que se ofrezca, luego se vuelvan embajadores de este y lo recuerden por mucho tiempo.

Así que te invito a poner en práctica estrategias que permitan brindar un servicio excepcional y que vaya acompañado de experiencias inigualables.

Artículo anteriorCómo identificar noticias falsas en tiempos de COVID-19
Artículo siguienteCuatro prácticas turísticas con animales que están dañando al planeta
Máster en Organización de Eventos, Protocolo y Turismo de Negocios en Ostelea (España) y en Dirección y Gestión de Empresas de Servicio en la Universidad de Especialidad Espíritu Santo (Ecuador). Licenciado en Turismo de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (ESPOL). Especializado en servicios al cliente, relaciones humanas e interpersonales, protocolo y eventos. Fue Director de la Unidad de Bienestar Estudiantil y Politécnico y de las actividades culturales en ESPOL. Capacitador en SECAP, Conduespol y Ministerio de Turismo. Recibió reconocimientos por parte de la ESPOL y Colegio de Educadores del Ecuador. Trabaja en la Gerencia de Comunicación y es docente en la Licenciatura en Turismo de la ESPOL, UEES Online y de los programas de Educación Continua de la Universidad Católica. En el 2012 publicó el libro La brújula de los eventos. Turismo de negocios, actividad que va creciendo y en el 2017 su segunda edición.