¿Quiénes actúan y quienes temen actuar?

Una crisis turística es una situación grave y decisiva que pone en peligro el desarrollo del turismo y afecta profundamente a las organizaciones y los individuos que participan en la actividad directa e indirectamente, produciendo desequilibrio e incertidumbre. (Zorrilla, 2018 )

A continuación indicamos cuales son los diversos tipos de crisis que pueden estar implícitos en la afectación del desarrollo normal de la actividad turística en un destino. 

  • Fenómenos naturales como inundaciones y deslizamientos, tormentas y huracanes, terremotos, incendios o explosiones volcánicas. 
  • Circunstancias relacionadas con la salud de los visitantes y los habitantes de una localidad como epidemias o intoxicaciones provocadas por diversos motivos. 
  • Accidentes relacionados con el transporte, incendios provocados, derrames químicos y lastimaduras graves o incluso muerte accidental de los visitantes o los anfitriones. 
  • Acontecimientos políticos y conflictos sociales. 
  • Eventos de origen criminal como secuestros, asesinatos o sabotajes. 

Características presentes en un destino turístico afectado por una crisis:

Las características o particularidades que están presentes en un destino o territorio que se encuentra delicado por un proceso de crisis son las siguientes: 

  1. Amenaza a las operaciones habituales y a la dirección de los negocios relacionados con el turismo. 
  2. Daño infligido al destino principalmente en la seguridad, atractivo y el confort por la percepción negativa de la imagen de los visitantes a ese destino. 
  3. Descenso en las ventas del sector de viajes y turismo local e interrupción en el desarrollo de las operaciones de las empresas de viajes y turismo locales por la reducción en la llegada y salida de turistas. 

Cuando la crisis se da en un destino turístico, siempre estará ligada de manera directa o indirecta con el Dirección local de Turismo, en este sentido es esencialmente clave cuidar la información que se comunica sobre el impacto que los hechos tienen en el destino. La información que se difunde tiene importantes repercusiones generando una percepción que impactará sobre el nivel y desarrollo de la actividad turística en el destino.

Actuación de crisis en el sector del turismo 

Los principios de planificación para la gestión de crisis son aplicables a la mayoría de los casos; es decir, que los métodos para planificar e implementar las actuaciones frente a una situación crítica no tiene grandes variaciones aunque los tipos de crisis sean distintos. 

Usualmente, es imposible anticipar cada crisis a la cual un destino se puede llegar a enfrentar, sin embargo existen pasos que un organismo local de Turismo (Dirección o Jefatura de Turismo) puede dar para estar preparado.

El primer paso para manejar o direccionar  una situación de crisis se llama prevención, es decir, estar al tanto de cómo evitar que suceda el evento o cómo estar listos con un plan de contingencia en casos inevitables. (Zorrilla, 2018 )

Para una adecuada planificación de la Gestión de Crisis, se sugiere considerar los siguientes consejos:

  • Catalogar las posibles situaciones de crisis
  • Elaborar políticas para su prevención
  • Formular estrategias y tácticas para tratar con cada potencial crisis
  • Identificar quienes serán los grupos afectados
  • Diseñar canales efectivos de comunicación hacia los afectados
  • Revisar y testear todo.

Los actores de la actividad  turística solemos ser jugadores muy importantes en localidades que reciben visitantes y nuestro papel para enfrentar los retos que se presentan en el entorno en que vivimos es crucial.

Foto Pixabay.com