El COVID-19 está teniendo un alto impacto en la economía global y la industria turística es una de las más afectadas, esto se evidencia en la estrepitosa caída e inusual comportamiento bursatil de la bolsa a nivel mundial. 

El Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC), considera que la crisis del COVID-19  hace peligrar 50 millones de empleos en el sector alrededor de todo el mundo, entre un 12 y un 14% de la industria turística, según Maribel Rodríguez, vicepresidenta senior de  WTTC.

Así también lo establece la Organización Mundial del Turismo (OMT) en su boletín especial de Turismo y Coronavirus indicando lo siguiente: “El sector turístico, más que ninguna otra actividad económica con impacto social, se basa en la interacción entre las personas”. Por tal motivo la OMT pide un liderazgo internacional firme a los entes gubernamentales y que el turismo se incluya como prioridad en los futuros esfuerzos de recuperación. 

Estrategias de Países en el sector turístico para el COVID-19

Portugal presentó las siguientes medidas de apoyo al sector turístico local que va a implementar para amortiguar el impacto de la reducción de demanda en la actividad turística:

  1. La apertura de líneas financieras para pequeñas empresas
  2. El refuerzo de los equipos de asesoramiento al sector
  3. El servicio de consultoría online
  4. La suspensión de las devoluciones de los apoyos concedidos con recursos propios del Instituto Público. 

En Italia la organización turística Confturismo emitió un comunicado en el que reclaman al Gobierno que introduzca “una deducción fiscal extraordinaria” para los ciudadanos que decidan pasar sus vacaciones dentro de las fronteras del país transalpino en los años 2020 y 2021, como medida para suavizar los impactos provocados por el brote de la pandemia en la península itálica.

En España el sector turístico y hotelero ha pedido al Gobierno su ayuda en la implementación de medidas de salvaguardas e incentivos económicos con el fin de precautelar la actividad turística en el país ibérico a su vez la Secretaría de Estado de Turismo del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha elaborado, bajo la coordinación del Ministerio de Sanidad, una Guía de buenas prácticas para los establecimientos y los trabajadores del sector turístico español, con el fin de que puedan actuar ante la situación producida por el COVID-19.

A nivel regional el Foro Latinoamericano de Turismo (FOLATUR) que reúne a las principales asociaciones de Agencias de Viajes y Tour Operadores de 11 países; solicitó a las autoridades de cada país implementar con carácter de urgente, medidas que impidan el debacle de las empresas del sector, protegiendo así el empleo e impidiendo que la cadena de pago se devalúe.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Escafandra Magazine (@escafandramagazine) on

Campaña ‘Salvemos al Turismo’ 

“No canceles tu viaje, cambia la fecha. Salvemos el turismo”. Esta es la campaña que ha lanzado el sector turístico internacional en redes sociales para pedir a los clientes que, con la colaboración de todos, se puedan reducir los impactos del coronavirus.

El objetivo de dicha campaña es concientizar a los clientes del daño que supone una cancelación masiva de viajes en la cadena de valor del sector turístico, esta iniciativa surge con la participación de numerosas empresas como IAG7 Viajes, Meliá Hotels International, Ki Viajes, Green Travel DMC y Room Monitor. 

Sugerencias de la WTTC a los Gobiernos 

El sector turístico, está en una lucha sin cuartel por sobrevivir, afirmó el WTTC; en un comunicado oficial presentó a los Gobiernos a tomar medidas de apoyo a las empresas de la actividad turística debido a que el sector turístico aporta el 10.4 por ciento del producto interno bruto (PIB) mundial. Las medidas sugeridas fueron las siguientes: 

  1. Ayuda financiera para proteger los ingresos de los millones de trabajadores del sector turístico.
  2. Los Gobiernos deben otorgar préstamos vitales, ilimitados y sin intereses a las compañías turísticas y a los millones de pequeñas y medianas empresas del ramo para evitar su colapso.
  3. Los impuestos gubernamentales, las cuotas y las demandas financieras sobre el sector deben eximirse con efecto inmediato y por al menos 12 meses.

El sector turístico de Ecuador y el COVID-19 

El gobierno ecuatoriano a través del Ministerio de Turismo (MINTUR) estima que aproximadamente $150 millones de dólares por mes sería la afectación por parte del COVID-19  al sector turístico local, lo que en sus cálculos proyectados la suma total sería de $540 millones de impacto económico por concepto turístico hasta el mes de junio donde se prevé que afectaría esta pandemia.

El MINTUR se encuentra trabajando en una propuesta de alcance que ayude a amortiguar la delicada situación a los prestadores de servicios turísticos, dicha propuesta abarca tres etapas: de cuantificación, de recuperación y de reactivación del sector turístico con la generación de incentivos financieros, crediticios, laborales y de promoción.

La reactivación del sector turístico debe ser un compromiso de las entidades gubernamentales a nivel mundial, la participación de políticas que incluyan a la actividad turístico como eje dinamizador de los territorios bajo los preceptos de cooperación y sostenibilidad son fundamentales. 

El escenario mundial de la actividad turística post-covid19 es incierto, pero según varios expertos se vería reflejado en dos variables, con las cuales coincido plenamente, las cuales son las siguientes a considerar:

a) Política gubernamental (restricciones a la circulación de personas en un territorio)

b) Comportamiento del turista (más cauto y sensible a la seguridad y a la salud de un destino) que implicarían un análisis detallado cuantitativa y cualitativamente de la oferta y demanda turística.