Si bien el término de noticias falsas no es nuevo para nadie, éstas han desatado trágicos efectos secundarios en la pandemia del COVID-19. Por eso, hoy te comparto una guía rápida para identificar y evitar propagar información falsa en internet.

¿Por qué existen las noticias falsas?

Las noticias falsas buscan manipular la opinión pública apelando a nuestras emociones.

Ya hemos visto este fin en innumerables casos en el ámbito político, pero en la pandemia se han generado muchas noticias falsas como clickbait (literalmente, anzuelo de clicks). 

¿Qué es clickbait?

Si un sitio web busca producir ganancias por medio de publicidad, necesitará que la gente entre a su página. Clickbait es la utilización de títulos llamativos para que su público dé click y comparta sus enlaces. El problema empieza cuando algunos sitios generan títulos sensacionalistas (y generalmente, falsos) para llamar la atención de un público más grande con el fin de generar mayores ganancias.

¿Cómo te afectan las noticias falsas?

Tristemente, la industria del turismo no se ha salvado de ser víctima en esta pandemia de desinformación. Como mencioné antes, las noticias falsas apelan a los sentimientos, haciendo de la incertidumbre que vivimos el medio ideal para propagarlas.

Como viajero, ansioso por buenas noticias, puedes ser presa fácil de noticias falsas que pueden poner en riesgo tus finanzas e incluso tu salud. Por eso, es mejor mantenerse escéptico ante noticias virales que hablen de reactivación de vuelos, nuevas fronteras abiertas y curas milagrosas.

¿Cómo puedes evitar ser víctima de noticias falsas sobre el COVID-19?

Analiza los títulos
  • Un medio periodístico serio, se basa en títulos simples y directos para transmitir su información. Desconfía de títulos muy largos, escritos sólo en mayúsculas, o con signos de exclamación o interrogación.
  • Analiza tus emociones tras leer el título. Si el mensaje busca causar odio o miedo hacia una persona u organización, lo más probable es que está siendo usado como clickbait.
Identifica al autor
  • Una noticia siempre debe incluir a su autor y un método de contacto. Un texto anónimo puede estar escrito por cualquier persona sin credenciales periodísticas o científicas para escribir sobre el tema. La ausencia de un correo de contacto también hace a la noticia irrebatible.
Verifica cada una de las fuentes
  • Encuentra noticias con nombres completos de personas que puedas verificar en tu buscador. “Científicos en Wuhan” y “doctores en Harvard” no son fuentes suficientemente confiables.
  • Si el texto habla de “curas”, “experimentos” y “tratamientos” deberá contener enlaces externos a referencias de los estudios originales.
Analiza el contenido
  • Revisa la ortografía y gramática del texto. Las noticias de medios confiables pasan por una cadena de periodistas, escritores y editores que se aseguran de crear textos con presentaciones profesionales.
  • De igual manera, asegúrate de que el texto es comprensible, completo y directo.
  • No bases tu opinión sólo en imágenes, ya que éstas son fáciles de manipular o poner fuera de contexto.
  • Identifica la intención de la noticia. “Hazlo viral” o “comparte a cien personas” son claras señales de clickbait. Una noticia se debe limitar a informar a su público sin pedirte que la compartas.
Detén la cadena de viralización
  • Si tu noticia es un mensaje en cadena, pregunta al remitente de dónde sacó la información. Si la persona te refiere a otro conocido y no te puede decir el nombre del autor, descarta la información.
  • Si tu noticia proviene de Facebook, Twitter, u otra red social, verifica el medio que la comparte. Muchas noticias falsas se generan en perfiles falsos que intentan hacerse pasar por fuentes originales.
  • Busca otras fuentes que validen tu noticia antes de re enviarla. Además de otras fuentes periodísticas, la Organización Mundial de la Salud y los portales turísticos de cada país serán los primeros en emitir comunicados de prensa concernientes a tu viaje.

Foto Pixabay.com

Artículo anteriorEl valor de actuar durante las crisis
Artículo siguienteImplementar nuevos servicios será la clave de la recuperación
Nacida y criada en la ciudad de México, Mariana se graduó en Comunicación y cine en la Universidad Iberoamericana. Tiempo después se mudó a Vancouver, BC, donde reside actiualmente y donde estudió Escritura creativa en la Universidad Capilano. Es amante de la fotografía y de visitar nuevos lugares. Su amor por los animales la hace visualizarse trabajando en temas de conservación en el futuro.