El grupo Mingas por el Mar – Guayaquil comenzó sus limpiezas en los últimos meses del 2020, luego de haber pasado por varios meses de cuarentena por la actual pandemia.

Esto nos hizo preguntarnos: ¿qué tanta contaminación se habrá generado en la ciudad durante estos meses de encierro? ¿Será que ver por redes sociales cómo la naturaleza en otros países está dando respiros más largos ha ayudado a tomar conciencia dentro de nuestro país?

Nosotros como equipo decidimos que los mejores lugares para iniciar nuestras limpiezas dentro de la ciudad eran en espacios naturales en donde probablemente encontraríamos menos contaminación que si nos pusiéramos hacer una limpieza en las calles más transitadas de Guayaquil.

Es así como elegimos a los bosques Cerro Paraíso y Palo Santo como nuestros sitios ideales para las primeras mingas.

Lamentablemente nos topamos con la sorpresa de que estas áreas naturales están altamente contaminadas por una serie de materiales.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Mingas por el Mar (@mingasporelmar)

Pudimos encontrar desde botellas de cerveza y fundas de snacks, hasta sábanas y materiales de construcción, e incluso mascarillas y un montón de objetos raros.

Por supuesto, como ambientalistas de corazón no entendíamos al principio cómo estos lugares tan hermosos tienen tantos desechos.

Sí, el océano tiene una cantidad desmesurada de basura, pero en parte se alcanza a ver que es porque la basura viaja por los ríos, manglares hasta llegar a este gran cuerpo de agua, ¿pero y los bosques?

Entonces caímos en cuenta que nosotros los guayaquileños realmente no conocemos estos espacios preciosos que tiene nuestra ciudad, no los entendemos y, por tanto, no los sabemos apreciar y cuidar como se debería.

Así es como empezó la campaña «Un bosque, mil respiros». Con el fin de conectar a la comunidad guayaquileña con las áreas naturales que tiene la ciudad, a través de actividades que permitan conocer más sobre los bosques secos tropicales y porqué es importante conservarlos.

Aunque la campaña recién está iniciando, tiene un montón de cosas para ofrecerle al público para que conozcan un poco más sobre su ciudad, cómo cuidarla y cómo disfrutar estos lugares sin causar un impacto negativo en ellos.

Seamos parte de este gran cambio de mentalidad para apreciar más lo que debería ser parte de la cultura guayaquileña.

¿Quieres conocer más de esta iniciativa? Síguenos en nuestras redes sociales para estar pendiente sobre las diferentes actividades que lanzaremos.

¿Quieres ser parte del grupo Mingas – Guayaquil? Llena la solicitud de voluntariado en el siguiente enlace: https://www.mingasporelmar.org/voluntarios/

Fotos cortesía de LUUT Agency
Nota de Blog: Nicole Casal

*Este artículo se publicó originalmente en el sitio web de Mingas por el Mar y Escafandra Magazine ha sido autorizado para reproducirlo.

Artículo anteriorNabón, una joya de naturaleza y cultura por descubrir en Ecuador
Artículo siguienteSenderismo en Bosque Protector Cerro Paraíso, Guayaquil