Nuestro recorrido empezó en Santiago rumbo a Concón, una pequeña playa ubicada en la provincia de Valparaíso, región central de Chile. Después de una hora y media de viaje y maravillosos paisajes llegamos a Valparaíso, pero como esta ciudad no era nuestro objetivo, continuamos manejando y quince minutos depués llegamos a Viña del Mar donde decidimos parar y aprovechar la oportunidad para conocer la famosa Quinta Vergara, sede del festival musical anual que alberga este balneario.

 

Luego de esta parada, continuamos el recorrido y 25 misnutos más tarde habíamos llegado a nuestra meta: el mirador de Concón nos esperaba para ofrecernos diversos paisajes que nos dejaban en evidencia su activia vida mariana.

Luego de un largo rato de comntemplación le pedimos a un carabinero (policía) que nos recomiende un buen lugar para comer algo y recargar energías, nos dijo que la comida típica del lugar son las empanadas de mariscos y sin pensarlo tanto seguimos su consejo y nos dirigimos a “La perla del Pacífico”, un restaurante temático local, donde pudimos disfrutar de las famosas empanadas de Concón o lo que yo ahora me atrevo a catalogar como las mejor empanadas de jaiba y queso del mundo.

Al terminar esta exquisita parada, emprendimos nuestro viaje de regreso, seguros que nos acompañarían muchos más hermosos paisajes.

Fotos Joel Coloma.

Artículo anteriorLanzamiento oficial de la operadora 593 Más Travel
Artículo siguienteLos Gigantes de Papel se toman las calles de Guayaquil
Estudiante de Comunicación Audiovisual de la Universidad de Artes, Ciencia y Comunicación - UNIACC de Santiago de Chile. Interesado por hacer un cambio.